sábado, 17 de abril de 2010

llorar por el culo

 

A veces, después de leer e investigar cosas, creo que mi cagadera podría explicarse cual un llanto.
Estoy triste o preocupada, mi estómago e intestinos son los primeros en darse cuenta.
El cuerpo humano es un sistema de máquinas complejas.
Cada día lloro un poco por el culo. Inevitablemente.
Ya lo he aceptado, pues tal vez tenga que mover algo para que mis tripas se pongan felices y encuentren paz.
O tal vez me esté equivocando en la interpretación y todo allí dentro se encuentre en pleno desarrollo. Pero esto me es difícil de creer.
Aunque me pregunto ¿Dónde veo llantos en verdad hay bailes?
¿Mi culo llora o eyecta lo que no me sirve de una manera clara y vigorosa?
Y un poco más lejos en otro lado:
¿Dónde veo estúpidez debería ver un desconocido tipo de inteligencia?
Me relamo en busca del disernimiento.
A veces echamos mierda por la boca y los ojos. Así puede ser posible que expresemos por el culo diversas emociones y sentimientos.
Lo que hay que saber es qué cosa está adentro. El tubo, los tubos, el sistema digestivo, los órganos conformantes, las glándulas, los jugos, los tejidos… Que lindo.
(2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario