domingo, 19 de octubre de 2014

incómoda



estoy muy incómoda. hay mosquitos, el auto se rompe una vez tras otra, los perros me siguen y tropiezan cuando camino, la casa está llena de humedad y cosas viejas que ya no sirven, el pasto crece y se hace matorral, las paredes se descascaran, el barro se pudre, está lleno de hormigas coloradas que pican y arden. la cría me demanda y aclama preguntas, respuestas, alimento y límites. las relaciones se traban o rebotan, el amor se escabulle y pierde rostro. la computadora es vieja y está a punto de apagarse, los perros rompen bolsas y bolsas de basura en la puerta de la casa. el espacio se atorbellina de objetos acumulados y fuera de lugar, tengo dolor de panza casi permanente, no se me ocurren buenas ideas, dudo y dudo de cada decisión, se reseca el agua de la olla, se hierve la del mate, se acumulan las boletas que adeudo colgadas en un clavo de la pared. se superponen y confunden los oficios y habilidades con los deseos y necesidades. el amor me es incómodo, prohibido e inconveniente, caducó la pasión junto con el arrojo. pierdo las cosas, pierdo el rumbo, pierdo el nombre, la filiación y el sexo.  el celular se calló al inodoro, no engancha internet, se pudren los brotes, no llego a los lugares, me olvido los acuerdos, se me pasa el tiempo. se me pasa el hambre, no encuentro el momento, la certeza que hilaba se disipó, el sueño acabó. todo acabó y soy una frustración deambulante, soy mi presente fantasma futuro, me temo, me duelo, me molesto, me distraigo, me incomodo. estoy muy incómoda. ni siquiera sé bien para qué he venido a dar de lleno a este mundo, que desperdicio.

2 comentarios: