sábado, 15 de julio de 2017

carancho



Tenía la escoba apretada en la mano y le daba,
zam zam para un lado, zam zam para el otro
por ahí es que las escucho venir,
una, la más bajita de las que vive adentro, hablaba con alguien

ya no me aguanto más esta cara, me entendés
siento Un cansancio.
limpiar con trapos fétidos muebles viejos,
y el olor a perro podrido por los rincones,
en estos días de humedad es un asco
por eso no voy, te das cuenta.

seguía barriendo, ahora más inclinada hacia adelante casi doblando la paja por la fuerza que le echaba encima,
ellas adentro continuaban

las ojeras son dos pozos ciegos rebalsantes 
clavadas las comisuras para abajo como los extremos de una carpa iglú azotada por el viento,
y el entrecejo, qué decir, una cadena montañosa
no es que quiera dar pena
pero se me ha puesto esta cara,
como la máscara de ún muerto,
de fotos viejas de una pariente lejana o de esas que se encuentran en recortes pisoteados en la vereda 
cara de algo velado
¿me ves?

el tono iba subiendo con los zam zam, zam zam de la escoba 
empezó a barrer las paredes, las ventanas y  los marcos de la puerta

parezco salida de la sección policiales,
con esta cara de presa por luchar,
exiliada de guerra,
masacrada, 
por eso, no es que no encuentre las llaves para salir
pero es que con esta cara qué querés

¡¡¡zam zam zam!! ¡¡¡zam zam zam!!!  siguió con las hojas del patio que volaban por el aire en el impulso

¡que cara más rara!
¡un carancho!

y cuando menos se da cuenta, tiene la escoba agarrada como un bate, o un hacha y le asesta duros mazasos al tronco de un árbol

no sé sabe quien está adentro de la que golpea
quién se le pone adelante, la rodea y  se le vuelve a poner y a poner,
formando capas,
formando cuerpos como cáscaras

pafff paafffff, paffff pafff
 él árbol resiste la embestida

así no, así no puedo ir
má qué querés que haga

¡qué cara está la cebolla! le grita uno que justo pasa y la fisgonea sentada en el piso jadeante, con la escoba sobre el regazo partida al medio

No hay comentarios:

Publicar un comentario