martes, 19 de diciembre de 2017

Perla


La desnudó como si fuese una perla
- joya guardada en un cofre -
lo hizo siguiendo el tiempo de un ritual iniciático.

De una despegó las vendas que la cubrían,
cortó las telas transparentes,
separó los hilos de baba,
las escamas de la piel vieja,
desató un nudo tras otro
los grises,
después los dorados.

Absorbida en la tarea
hundió un dedo en el cuenco de la mano,
subió,
rozando con la carne de las yemas hasta el cuello,
se detuvo,
pellizcó con la punta de los dientes la medusa del cuello,
saltó a la oreja
la recorrió dándole forma de algo abierto,
cóncavo,
le metió la lengua,
la lengua en el oído sabe
comió el aliento con los ojos cerrados.

Entraba y salía el aire como si arrastrara una ola
llena de conchas
y arena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario