miércoles, 4 de enero de 2017

Tragaluz


Está claro que uno o varios son,
está claro, somos,
pero el tamiz oscuro o una tela azul se interponen, trabando.

Esta espesura donde entro,
espacio fumigado.

Debajo de la lengua se siente la hondonada,
y adentro un corazón suculento.

Ya pase la frontera que creía
- o la imaginaria -
y sin embargo sigo siendo un panadero atascado en un tragaluz,
sin poder pasar al otro lado,
exhausto del tironeo y la sacudida,
con la luz cerca pero faltando el último soplo,
el empujón
o el desprendimiento de ese lado que permanece pegado al marco de la estructura

Una parte aplastada en donde no se ve
...

¡Oh! bienabenvenido zambullir el de la escritura,
que en principio y finalmente me desprende
para seguir este viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario